Aprender Matemáticas sin apuros ni presiones

Una reflexión sobre el error de considerar que el aprendizaje de las Matemáticas está relacionada solo con números, fórmulas y memoria.

Por: Edgar Huamán Gallegos

Junto con la llegada al mundo de mi hija mayor, llegó a mis manos un libro que hablaba sobre cómo lograr desarrollar el hábito lector en los niños. Entre muchas recomendaciones, que traté de cumplir al pie de la letra, la que más se repetía en el pequeño libro era: “Si quieres que tu hijo lea, lee tú también”. Casi treinta años después, puedo decir que fue el mejor consejo que leí y apliqué en mi vida. No solo logramos desarrollar a nuestras hijas como lectoras, sino que además, nos desarrollamos en el proceso de lograrlo.

Acompañarlo en su aprendizaje

Como profesor de Matemática puedo atreverme a dar, a los padres y madres que acuden a mi consulta, el mismo consejo, si buscan el desarrollo de sus hijos en el área que domino.
“Si quieres que tu hijo sume, suma tú con él”.

No hay nada mejor que enseñar nosotros mismos los primeros números a nuestros hijos, no solo se aprende con placer, sino que además se aprende con seguridad. Claro que para hacerlo bien hay que saber hacerlo y para eso solo necesitamos un poco de intención. Intención para buscar información adecuada sobre técnicas nuevas para enseñar a sumar, intención para dejar de lado a los amigos y al face y dedicarle ese tiempo a nuestros hijos.

 

Todo tiene su tiempo
No enseñe a sumar antes de tiempo. Mejor enséñeles a ser ordenados acomodando sus juguetes luego de usarlos, el solo hecho de agrupar por tamaños, colores o formas, prepara sus mentes para luego clasificar y seriar, paso previo los conceptos de número y suma.

Una buena edad para aprender a sumar es finalizando el inicial e iniciando la primaria. En el Jardín de mi esposa, no se enseña a sumar a los niños de 5 años, sin embargo se egresa del nivel sumando perfectamente. Estos chicos no necesitan sumar con sus dedos, jugaron tanto, amontonando palitos, bolitas y/o chapitas, que ya tienen la imagen mental de las cantidades, imágenes que les serán tan necesarias para aprender las demás operaciones y para resolver problemas matemáticos en secundaria.

Regale juegos matemáticos

No exija a su hijo que resuelva más ejercicios o problemas, pídale que lo poco que haga pueda explicarlo claramente y con sus propias palabras. Así que, como demorará más, deje menos ejercicios. No es cierto que lo que se repite mil veces se fija mejor, sino reparen en cómo están ustedes mismos, en sus tablas de multiplicar.

Regale obsequios que de verdad, les sirvan para desarrollarse. A los dos o tres años una pelota grande o un caballo de madera hecho con el palo de una escoba sirven más, ya que permite el desarrollo del pensamiento sensorio motor y la creatividad, que una Tablet o cualquier juego electrónico. Se nos ha hecho creer que mientras más rápido ingresen nuestros hijos al mundo virtual mejor preparados estarán para enfrentar el futuro, el problema radica en que si no tiene las bases lógicas y emocionales necesarias para soportar toda esa información podrán ser presas fáciles de un mundo virtual sembrado cada vez más de peligros.
Un último consejo, quizá el más importante enseñe a su hijo con amor, hoy más que nunca a la edad que tengo lo repito siempre: Lo que se aprende con amor, no se olvida. Los más pequeños necesitan de todo nuestro afecto y atención, su desarrollo es sensorial. Si hoy le damos eso no necesitaran en el futuro tocar las cosas para sentirlas.

No se apuren ni apuren a sus hijos pequeños, recuerden aquella frase de la abuela: “Voy despacio porque quiero llegar lejos”.


Edgar Huamán Gallegos

Escritor, capacitador docente, profesor de Matemática

codigosnumericos7@hotmail.es

985036042

Un comentario sobre “Aprender Matemáticas sin apuros ni presiones”

Deje una respuesta