FIL 2018: Antonio Muñoz presenta libro sobre Flor Pucarina

Presentación de libro que retrata la vida de Flor Pucarina, estará a cargo de Raúl Vargas Vega , desde las 8:00 p. m. en la sala Blanca Varela de la FIL.

“Peregrina” es el nombre del libro sobre Leonor Efigenia Chávez Roja, conocida en el ambiente artístico como Flor Pucarina, la Faraona del Cantar Huanca, que luce en la portada, un óleo de Bruno Portuguéz
Su autor es el periodista e investigador Antonio Muñoz Monge, quien estará acompañado de su colega Raúl Vargas Vega, mientras que Amanda Portales dará una presentación artística que evocarán los éxitos de Flor Pucarina.

Esta publicación es el resultado de una larga investigación sobre la presencia de la Flor Pucarina como imagen de la migración andina a la capital.
Flor Pucarina 
Por: Antonio Muñoz Monge
Leonor Chávez Rojas, “Flor Pucarina” es la más hermosa y dramática realidad que ha vivido y vive el Perú. Es el símbolo de millones de provincianos que llegaron y llegan a Lima en busca de algo mejor y lo encontraron en ellos mismos, en el terruño y la familia, que caminan ahora y siempre por las calles de la urbe, afirmando un destino mejor y descubren que Lima es un espejismo, que da la espalda al Perú, al indio, al cholo, al quechua, al aymara, al mote , a la cancha, al huayno.
Cuando Flor Pucarina cantaba, lo hacía con la triste nostalgia de haber perdido algo y que parecía que ese su canto era ya de despedida, por la orfandad que sentía como pueblo, como país, como familia, como persona.
A su muerte, su féretro fue acompañado por miles y miles de personas que entonaban sus canciones llenado cerca de diez cuadras con orquestas y danzas. Su imagen representa el desgarramiento y la transformación del país real multitudinario, que convive con el Perú oficial minoritario que mira al extranjero.
El ministro de educación, el alcalde de Lima de ese año, las fuerzas vivas de Lima, se preguntaron quién era esa mujer que se atrevía  reunir diez cuadras en su entierro. Nuevamente el Perú se nos mostraba dividido, caminando por diferentes destinos, como ahora mismo. No queremos encontrarnos entre nosotros mismos.

Deje una respuesta