Efraín Trelles ¡Tayta Quipu tupananchikama!

Historiador y  periodista, tuvo la virtud de darle un plus a sus comentarios deportivos, al que muchas veces le inyectaba sus frases en quechua, como orgulloso heredero chanka.

Marcaba la diferencia en sus comentarios. Efraín Trelles Aréstegui, contextualizaba, como buen historiador, los acontecimientos deportivos con el contexto sociocultural del momento. Sin mezquindad alguna, daba cátedra en sus intervenciones.

Hurgando en la nube cibernética, nos encontramos con un post de la Red Chanka de principios del 2017, donde el entrañable Tayta Quipu,

“Soy sonqo sua”, nacido en Talavera el 28 de mayo de 1953. Mi padre fue Alberto Trelles Richter, mi madre Blanca Aréstegui Zamudio. A los seis años viajé a Lima a un colegio alemán y a los 17 ingresé a la Universidad Católica, done obtuve el grado de Bachiller en Historia. Luego gané una beca Fullbright ara estudiar en The University of Texas at Austin, donde obtuve el grado de Master of Arts.

Efraín refiere que regresó al Perú en 1985 y que dos años después, cuando debía volver a Estados Unidos, decidió quedarse a vivir en el Perú y dedicarse al periodismo, siempre con la ilusión de reintegrarse a Andahuaylas, su añorado terruño de origen.

Una semblanza del portal político.pe sobre él, indica:

 “Nació a orillas del río Chumbao y de niño sabía contar historias. De grande, tuvo que aprender a explicarlas y, ahora, con la ayuda de ustedes, quiere recuperar la capacidad de contarlas solamente. Redondas, circulares, casi encapsuladas en sí mismas. Historias en blanco y negro y acaso, también, historias de un tiempo en el que el paraíso no tenía luces artificiales y hasta el infierno era quizás más reconocible. Un recordatorio: el historiador no es el que sabe, el historiador es el que busca. Nosotros buscamos”.

Su recorrido profesional fue muy vasto en el periodismo deportivo ( Jefe de Deportes del diario Expreso, director del diario Extra, Jefe de Deportes y comentarista de RPP) pero nunca dejó de lado su faceta de historiador.

Efraín Trelles comentaba que al término de su contrato con una emisora local en el 2013  tuvo que redefinir sus actividades.

“…Pensé que en el deporte me iba a reciclar rápido pero no fue así. Vaya si tuve ofertas, vaya si toqué puertas. Pero preferían gente joven o chicas piernonas, lo cual es perfectamente comprensible…”

Más adelante trabajó en  Latina con el Flaco Barnechea, Percy Olivares, Francisco Cairo y Juan Carlos Ortecho. Pero esa experiencia también llegó a su fin.

En los últimos meses participaba del programa ” “Talara mi Orgullo”, por radio Marilú, con el segmento deportivo, con microprogramas radioteatralizados, similar a “El Perú y sus Raíces”. uno de los mejores programas culturales emitidos por radio.

”Todo lo demás es escribir. Escribir como un atleta. Me considero el Usain Bolt de las letras nacionales y tengo que levantarme la moral de esa manera, porque si bajo la velocidad no llego a fin de mes. Sé que las cosas mejorarán y atesoro mi independencia, es mi único capital”

El Cholo Trelles como lo llamaban sus amigos, valoraba el tiempo que tenía para pasarla con su hijo (recientemente ingresado a la UPC). Se declaraba admirador del escritor norteamericano John Steinbeck

En el  2015 publicó una biografía de Augusto Pérez Aranibar, bajo el título “Historia de un sueño” . Afirmaba que sus mayores logros académicos los había conseguido investigando el siglo XVI, aunque se consideraba un historiador que recorría con facilidad cualquier siglo.

Decía que era un buen biógrafo y que se estaba dedicando a realizar alguna de ellas, porque encontró una buena línea de trabajo. Se sentía entusiasmado con la publicación de sus libros como la de Nicolás de Ribera.

…“En verdad los libros son como los goles o como los hijos. El último es siempre el más bonito. Esta terminando un libro por el que quiere que se le recuerde, se llama “Balón y Poder: Lolo Fernández y el sueño colectivo de los peruanos en el siglo XX”.

 

Estaba feliz de la  valoración del quechua y sostenía que sería el abrepuertas de muchos profesionales.

“Soy consciente que mi quechua, sobre todo el vocabulario, debe mejorar y a eso apunto.  Ñoqa mana allinta runasimita yuyarini, hinaspan sonjoywanmi rimacuni”

Hasta pronto Tayta Quipu,…

FUENTE: RED CHANKA

 

Deje una respuesta