Madre de Andrea Bocelli y su valiente decisión

“Tu hijo nacerá ciego, abórtalo” le dijeron a la joven Edi Aringhieri, quien llegó al hospital debido a unos fuertes dolores de vientre.  Con frialdad argumentaron a la embarazada que su hijo nacería con una enfermedad congénita que le llevaría a perder la vista. “Me aconsejaron abortar, pero no lo hice” y gracias a su valiente decisión, millones podemos gozar del talento de Andrea Bocelli.

La madre del famoso tenor italiano, en entrevista concedida al programa Domenica In, de la Rai1, contó los pormenores de la experiencia que le tocó vivir cuando estaba embarazada.

Los médicos le sugirieron abortar al hijo que llevaba en sus entrañas, porque nacería con una enfermedad congénita, que lo llevaría hacia la discapacidad visual.

“Quise contar esa historia para dar fuerza a las familias que afrontan situaciones similares a aquella por la que yo y mi familia vivimos”.

Durante el programa se presentó el video donde Andrea relata la historia de cómo “esta valiente joven esposa decidió no abortar, y el niño nació (…). Puedo decir que la decisión fue correcta”.

Emocionada, al ver el testimonio de su hijo, Edi Aringhieri dijo que debido a esa historia “no pueden imaginar cómo me adoran las mujeres estadounidenses”, y bromeó diciendo que “me da tanta publicidad”.

La madre de Andrea Bocelli comentó que él nació con un glaucoma, una enfermedad degenerativa de la vista. Cuando era niño “todos me decían, le crece el bulbo ocular. Recuerdo que él no soportaba la luz del sol y tenía muchos dolores de cabeza”, recordó.

Edi Aringhieri,  comentó que durante una de las tantas visitas al hospital, Andrea l conoció a un ruso amante de la música sinfónica que escuchaba todos los días durante su recuperación.

“Fue entonces que Andrea se dio cuenta de que estaba hechizado por ese género, llegando a no darse cuenta de que estaba una clínica. Ya no se acordaba que estaba en un tratamiento, estaba fascinado por la música”, narró.

Andrea Bocelli perdió la visión por completo a los 12 años tras recibir un golpe en la cabeza durante un partido de fútbol. Perdió la vista, pero no la fe “con mis convicciones personales, de ferviente católico, no solamente combato contra algo, combato por algo y estoy a favor de la vida” dijo en una ocasión  al diario Il Foglio.
(Soledad Nalvarte)

FUENTE: ACI prensa

Deje una respuesta