Se llamaba Lucy Smith

La estrella de la radio de los años 40, quien muriera trágicamente a los 23 años y que fuera inmortalizada en el vals de Abelardo Carmona en las voces de “los embajadores Criollos”.

De padre peruano y madre boliviana, Lucy Smith Armer nació un 6 de julio de 1926, en el suelo patrio materno, aunque fue traída al Perú desde muy pequeña.
Desde muy pequeña demostró sus dotes para el canto, una especie de “niña prodigio” del que daban cuenta las publicaciones de la época. Cantaba tema del género internacional en radio Goicochea, especialmente de música argentina, luego alcanzaría gran popularidad a través de los radioteatros.

Lucy Smith, la estrella de la radio de los años 49

Según datos del investigador Darío Mejía, en 1941 Lucy Smith se presentó en la radio OAX 4B (radio Lima) cantando el vals “Pienso en ti” de Fernández Blanco y De Caro, con el acompañamiento en el piano de Filomeno Ormeño. También se cuenta que luego cantaría el vals “Una lágrima”. Pero ambos temas, eran argentinos.
Sobre si grabó o no algún disco, hay que recordar que por ese entonces, los artistas peruanos viajaban a Chile o Argentina para grabarlos.

Informaciones encontradas señalan que Lucy Smith interpretaba el vals “Rosas de mi jardín” de Eduardo Márquez Talledo en 1939. No hay pruebas de que haya grabado alguno, Lo que sí es que destacó en los radioteatros.

De haber optado por el canto, Lucy Smith hubiese tenido que compartir escenarios con Jesús Vásquez, Alicia Lizárraga, delia Vallejos, Esther Granados, entre las voces que destacaban
en emisoras como: Goicochea, Internacional, Lima, Central y Nacional.

Admirada y amada por su público, Lucy Smith encontró la muerte de forma inesperada, abrupta, inexplicable un 1 de enero de 1950. Estaba en la flor de la vida y la juventud. Tenía apenas 23 años. Según los reportes de la época, ella salía de una fiesta junto a su novio. Todo fue muy confuso. Su muerte inspiró a Abelardo Carmona para inmortalizarla en sel vals popularizado por los Embajadores Criollos.

Deje una respuesta