Manuel González Prada: Más vigente que nunca

A un siglo de su fallecimiento, Manuel González Prada, cobra vigencia su célebre frase, al referirse a la corrupción de su época:  “Donde se pone el dedo brota el pus”.

José Manuel de los Reyes González de Prada y Álvarez de Ulloa, nació en el seno de una familia aristócrata, y de costumbres coloniales. Sin embargo, se apartó de ella y desarrolló una profunda sensibilidad social orientada hacia el cuestionamiento de lo establecido y la defensa de los obreros.

Rebelde innato, Manuel González Prada, como se le conoce, fue uno de los pensadores más influyentes de su época; un feroz crítico del papel de la clase política frente a la invasión chilena, sintetizada en su discurso del Politeama, donde lanzó su célebre frase: “¡Los viejos a la tumba, los jóvenes al poder!” donde demandaba un cambio radical en leyes y constituciones para desterrar el pensamiento colonial de los peruanos.

Permanecer en Europa durante siete años y su cercanía con el anarquismo, radicalizó su lucha contra la corrupción, expresada en artículos que fueron vetados. Fue un férreo defensor de la libertad de culto, conciencia y pensamiento.

APORTE LITERARIO

La obra de Manuel González Prada se inserta dentro del realismo peruano, y sus innovaciones poéticas, lo erigen como uno de los precursores del Modernismo americano. se le denominó el “Precursor del Modernismo americano”.

En su obra poética figuran: Minúsculas (1901) y Exóticas (1911).

Como ensayista, publicó en 1894, Páginas Libres y Horas de Lucha en 1908.

Reemplazó a Ricardo Palma en la dirección de la Biblioteca Nacional del Perú (1912-1914) labor que fue interrumpida por su renuncia como protesta al golpe de Estado de Óscar R. Benavides, la cual reinició cuando se restableció el orden constitucional, ejerciendo sus funciones de 1915-1918.

FALLECIMIENTO

Manuel González Prada, murió a los 74 años, de un paro cardíaco el 22 de julio de 1918 en Barranco.

Su esposa, Adriana Verneuil, escribió “Mi Manuel” un libro dedicado a su memoria.

Su hijo Alfredo González Prada, hizo una compilación de su obra inédita, la cual fue continuada por Luis Alberto Sánchez.

 

 

Deje una respuesta