Abuela centenaria simboliza a Madre Pensión 65

Paulina Coaquira Yajo (12 hijos, 27 nietos, 46 biznietos y un recién nacido  tataranieto) conocida también como “Abuela roca” fue elegida símbolo de Madre Pensión 65.

Nació en Arequipa hace 101 años y  este año estrenó DNI,  que le permite acceder al programa pensión 65. Paulina Coaquira Yajo, simboliza a la Madre de Pensión 65, por su fortaleza, perseverancia y lucha por sacar adelante a sus 12 hijos, quienes les dieron 27 nietos, 46 biznietos y un tataranieto.

Paulina cobró por primera vez en abril, la subvención económica otorgada por el Estado y lo primero que compró con sus 250 soles de Pensión 65, fue un pañal de franela o “chumpi” para fajar a Dylan, su tataranieto de 18 días de nacido.

Esta menuda mujer ha sabido afrontar las duras pruebas que le ha puesto la vida:  perder  a su padre cuando tenía 7 años, luego a sus cuatro hermanos varones; más adelante, ver morir a diez de sus doce hijos, por lo que tuvo que hacerse cargo de sus nietos pequeños.

A esos duros trances,  se sumó el tener que vencer un tumor maligno en la nariz, por lo que los médicos la bautizaron como  “La abuelita de roca”, porque pese al tratamiento no llegó a caérsele el cabello.

De joven, la alimentación diaria de Paulina consistió en comidas a base de quinua, trigo, maíz, habas, cebada, isaño (parecido al camote), oca, papa, olluco, chicuro (especie de zanahoria), rocoto (fruto de cactus) y airampo.

Se casó a los 15 años con Demetrio Vilca y enviudó a los 44. Recuerda con nostalgia que cuando estaban juntos, ya sea en la estancia, en la chacra o en el “Tincacho”, fiesta del conteo de ganado. “Tenía a mis hijos en mi falda o jugando por mis pies. Para la fiesta se mataba un cordero y con la carne hacíamos un delicioso caldo”.

Paulina nació el 10 de agosto de 1917 en el distrito de Maca, y hoy vive en Majes, provincia de Caylloma, donde la cuidan dos de sus nietas e hijas Cecilia (71 años) y Justina (57).

En su día a día, se distrae regando las plantas de la huerta, o preparando su emplasto a base de cañazo, coca, mandioca, marccu y yahuarchonca; todo lo cual muele en un batán, después lo hierve y, finalmente, lo coloca en sus rodillas y manos, para aliviar sus dolores.

DATOS Y CIFRAS:

822 adultos mayores con más de 100 años de edad, están afiliados a Pensión 65.
De total de afiliados, 300,142 son mujeres y 241,098 hombres.
Las cifras más altas de mujeres afiliadas a Pensión 65 se ubican en Cajamarca (33,583) y Puno (32,656).
541,240 usuarias y usuarios de Pensión 65 que viven en 1,874 distritos, reciben la subvención económica del Estado en el periodo marzo-abril.

Deje una respuesta