Y ahora…¿Qué estudio?

Una pregunta frecuentes de miles de egresados de secundaria, es ¿qué voy a estudiar? lo cual revela la ausencia de un proyecto de vida y del cual nos habla nuestro colaborador Pablo Martínez Veloz.

Por: Pablo Martínez Veloz

Hace algún tiempo, escribí un artículo sobre cuál es la primera decisión difícil que tomamos en la vida y sin duda alguna, elegir que estudiar es una decisión tan difícil que nos marcará por el resto de la vida.

De ello depende no sólo nuestro futuro económico, sino nuestro futuro emocional, nuestra calidad de vida, nuestras alegrías, nuestros logros y nuestras satisfacciones.

La problemática se presenta en conocer qué tan sólidos se encuentran los jóvenes, quienes luego de haber pasado 11 años en el colegio (que prácticamente es una burbuja), deben estar preparados para tomar una decisión de esa naturaleza. Contando con tan sólo 15 o 17 años, deben decidir qué hacer por el resto de sus vidas.

La influencia del entorno es poderosa. Están los padres, familias, amigos, todos interesados en el futuro del joven, y el joven debe tomar una decisión rápida. No valen los “no sé aún”, o “lo estoy pensando”, pues parecería inmaduro y vago. Tiene que haber una respuesta rápida e inmediata, y cuánto más antes lo decida, mejor.

Entonces, no hay mejor idea que revisar las calificaciones. Ah, eres bueno en matemática, entonces debes estudiar ingeniería o economía. Eres bueno en letras, serás un excelente abogado! Te gustan los animales, entonces serás veterinario sin duda alguna. La elección de una carrera basándose en las calificaciones es un lamentable y recurrente error.

No basta ver en si es bueno, sino que resulta transcendental conocer la personalidad comportamental del joven, cuáles son sus gustos y preferencias, cuál es su estilo de pensamiento, en otras palabras, dónde es que el joven “fluirá” mejor, más allá de tomar en cuenta las calificaciones.

Es necesario tener una perspectiva integral y conocer cuál es el estilo conductual que coincide con las diversas opciones de carrera que encontramos en el mercado (que por cierto, actualmente es bastante amplio comparado con hace 20 años donde existían no más de 10 opciones de carrera).

El análisis debe ser mucho más profundo, pues debemos llegar a las reales motivaciones del joven que le permitan sobrellevar de la mejor manera -y sin sufrimientos-, una carrera que por lo menos durará 5 años.

Las estadísticas nos muestran que un aproximado del 30% de los jóvenes que ingresan a una carrera abandonan sus estudios, lo cual resulta alarmante. Hace poco revisé también un informe que indicaba que el 60% de los egresados universitarios cambiaría de carrera o institución formativa si tuvieran la posibilidad de hacerlo, reconociendo que en su momento tomaron una mala decision debido a que no se asesoraron bien.

Resulta urgente pues, hacer un trabajo minucioso en esta etapa a fin de evitar arrepentimientos futuros, pues no sólo hay una inversión de dinero, sino que se involucra tiempo y sobre todo ilusiones. Si un joven no es direccionado correctamente en esta etapa, se presentarán frustraciones y lamentaciones, que pueden desencadenar una desmotivación en esta temprana edad que los marcarán por el resto de sus vidas.


Pablo Martinez  Veloz

Coach para Jóvenes – Castiber Outsourcing

pablo@cpjperu.com

Consentidosiempre.pe da la bienvenida a nuestro nuevo colaborador Pablo Martinez y sus importantes aportes para los jóvenes.

Deje una respuesta