Los peligros por consumo excesivo de omeprazol

Esta advertencia va para quienes suelen tomar omeprazol, cada vez que sienten acidez  ocasionados por desordenes en las comidas o efectos del estrés.

Según el gastroenterólogo español Juan José Sebastian Domingo, el abuso del omeprazol puede ser muy peligroso.

El galeno señaló que  a finales de la década de los 80, hubo un avance espectacular en el control de enfermedades relacionadas con el ácido gástrico, donde esta medicina desplazó a la ranitidina, como uno de los medicamentos usados para este fin.

¿Que es el omeprazol?

El omeprazol es un potente supresor del ácido gástrico (inhibe hasta un 80% la secreción de ácido clorhídrico) que está indicado en el tratamiento (cicatrización) de la úlcera de estómago y duodeno; y para contrarrestar el reflujo gastroesofágico (por ejemplo, cuando hay una hernia de hiato) y curar la esofagitis (inflamación, con o sin ulceraciones, de la mucosa de la porción inferior del esófago),  asimismo; para erradicar o eliminar la infección por la bacteria Helicobacter pylori (en combinación con varios antibióticos),

Actualmente,  el omeprazol está prescrito en España y también en nuestro país: se considera que del 54% al 69% de las prescripciones son inadecuadas. Es el principio activo de mayor consumo, con un total de 54 millones de envases facturados en 2015, según se recoge en el Informe Anual del Sistema Nacional de Salud 2016.

El omeprazol y sus derivados, de forma general, se han considerado medicamentos seguros, con algunos efectos adversos, en su mayoría leves, como cefalea, estreñimiento, diarrea, dispepsia, erupciones cutáneas; y otros más raros, como la deficiencia de vitamina B12 y de magnesio; osteoporosis.

Según el doctor Sebastian desde hace algún tiempo, se ha sugerido que el uso de omeprazol a largo plazo aumenta el riesgo de que aparezcan lesiones gástricas premalignas, como pólipos, atrofia y metaplasia intestinal (transformación de la mucosa gástrica en otra de tipo intestinal), así como de cáncer de estómago.

A esto se suma que un estudio reciente, publicado el 31 de octubre de 2017 en la prestigiosa revista inglesa Gut, concluye que el uso de omeprazol (o derivados) a largo plazo se asocia con un riesgo de cáncer gástrico 2,4 veces mayor en sujetos en los que se había eliminado Helicobacter pylori (siendo aún mayor en aquellos que seguían teniendo la infección por aquel germen).

El estudio también confirmaba que el riesgo de cáncer de estómago aumentaba con la dosis y duración del uso de este tipo de fármacos, y recomendaba que los médicos deberían tener cuidado y rigor al recetar omeprazol a largo plazo a los pacientes, incluso en aquellos en los que se haya erradicado Helicobacter pylori.

Si su medico le prescribe omepazol para el tratamiento de la acidez gástrica, hay que hacer todas las preguntas que tengamos en mente, como por ejemplo, sus efectos secundarios y cuándo dejarlo de tomar si ya no es necesario.

Deje una respuesta